Lapbook

lunes, 5 de abril de 2010

Cuando yo comencé con la educación en casa empecé a oír de muchas personas que llevaban tiempo educando en el hogar que trabajaban por proyectos.

Desde mi mente “cuadriculada” por la escuela, no nos olvidemos que me he pasado unos cuantos años en ella y todo lo que ha seguido después, no entendía ni me imaginaba lo que podía ser trabajar con o por proyectos. Ya sé que actualmente hay muchas escuelas que trabajan en torno a proyectos pero no era mi caso.

Mi primera incursión en esta enriquecedora manera de trabajar se apoyó en uno de los soportes que luego más nos ha ido acompañando: los lapbooks. Pero ¿qué es exactamente un lapbook y cómo se puede utilizar para la enseñanza de nuestros hijos?

¿Qué es un lapbook?
Un lapbook es una especie de “libro” o soporte desplegable con el que de una manera muy visual y creativa podemos trabajar un tema.

Yo he hecho lapbooks de todos los tamaños, hay varias entradas de este blog dedicadas a ellos, pero voy a explicar como sería un lapbook “standard”.
Empezaremos por tomar un portafolio o archivador de cartulina, los podemos encontrar en distintos colores.


Para que quede más bonito, se abre el portafolio y se dobla cada hoja haciéndolas coincidir en medio.



Esto representará la portada que podemos decorarla como queramos, es la introducción a nuestro tema. En su interior podemos ir colocando fotografías, desplegables en muy diversas formas, explicaciones, etc. todo relacionado con el tema que hemos escogido.
Es un formato de trabajo que nos permite adaptarnos a cualquier edad ya que si el niño es pequeño puede hacer dibujos, puede pegar fotografías, puede colorear imprimibles e incluso puede exponer pequeños objetos reales.
Si por el contrario, el niño es mayor es interesante que él mismo se confeccione un esquema de trabajo: qué quiero exponer, dónde buscaré la información, cuántos días dedicaré, etc. Las utilidades serán múltiples ya que aprenderá a organizarse el trabajo, tendrá que leer textos y resumirlos, seguramente utilizará programas informáticos y además profundizará en un tema de su interés.
Otro aspecto que lo hace muy atractivo es la posibilidad de ir haciéndolo en un tiempo espaciado. Al centrarse en un tema en concreto, es fácil volver a retomar el proyecto aunque hayan pasado varios días.



Los temas a escoger son ilimitados, hasta donde alcanza nuestra imaginación o mejor la imaginación del niño, porque realmente es cuando él puede elegir su tema cuando se convierte en protagonista y el lapbook comienza a ser su “proyecto” o su “libro”. Imaginemos un niño enamorado de los gatos que puede escribir todo lo que él sabe, puede poner fotos de gatos que él mismo ha hecho o buscar por internet fotografías de especies extrañas, puede hablar de la alimentación, de las zonas geográficas donde se encuentran determinadas especies, etc. También puede ser que quieran dedicarle su lapbook a su deportista o cantante favorito y seguro que también será un interesante trabajo, ya que cualquiera que sea la elección de nuestro hijo o hija será un buen punto de partida.

Crear un lapbook entusiasma (y no solo al niño) es un trabajo donde podemos dejar volar nuestra imaginación y verla plasmada en el futuro. Es una gran creación.

En Estados Unidos, el fenómeno lapbooking es muy popular sobre todo entre los homeschoolers y hay multitud de páginas web y foros donde se comparten recursos muy útiles y hasta se pueden adquirir “kits” con toda la información necesaria sobre un tema para elaborar fabulosos lapbooks.

Os invito a que os deis una vuelta por la red en páginas como estas:

http://www.educarpetas.com/
www.homeschoolshare.com/lapbooking_resources.php
http://lapbooklessons.ning.com/
http://www.handsofachild.com/shop/

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails